Los jóvenes son capacitados para aprender a atender a usuarios en situaciones vulnerables, desarrollando en sí mismos actitudes de liderazgo, así como crecer como personas y agentes sociales con una correcta capacitación.